Un Joven Cañetano junto al Papa Francisco

Un joven cañetano junto al Papa Francisco en la Jornada Mundial de la Juventud de Panamá
-testimonio de Daniel Ramos-

Panamá (25/01/19) – PDY
Queridos jóvenes, no son el futuro sino el ahora de Dios…
Hola mi nombre es Daniel Ramos, es la primera vez que participo de una JMJ (Jornada Mundial de la Juventud), es una experiencia única, tuve la bendición de vivir muy de cerca los actos centrales con el Papa en Panamá, en el campo Santa María la Antigua y Campo San Juan Pablo II. Fui uno de los 3 peruanos que participó en la bienvenida del Papa en el campo Santa María, fui el responsable de llevar nuestro bicolor, y decirle al mundo entero que en el Perú aún quedan jóvenes valientes y decididos de ir contracorriente, de jugarse la vida. Cuando tuve al Papa muy de cerca solo grité muy fuerte “PERÚ” el Papa me respondió con una sonrisa, fue muy emotivo que durante toda la ceremonia no dejé de ondear mi bandera. Interioricé el momento del Vía Crucis que fue representado por jóvenes de todos los continentes, pero muy en especial por aquellos países que sufren mucho; el Papa nos recalcó que somos el AHORA DE DIOS. En la vigilia puede experimentar la cercanía de Dios, de ese Dios que sale a nuestro encuentro, que es bueno y misericordioso. Muchísimos jóvenes aprovechamos la ocasión para confesarnos, fue un motivo de alegría.
La JMJ fue una fiesta maravillosa, el encontrarse con jóvenes de tantos países, de culturas muy diversas, unidos por la fe en Jesucristo, ha sido una experiencia, sencillamente, inolvidable. Recuerdo que cuando andábamos por las calles para dirigirnos a las actividades, íbamos cantando música peruana, y los demás peregrinos se unían a nuestra jarana. Intercambié muchos recuerditos con muchos peregrinos, hice muchos amigos, conocí nuevos carismas. Lo pasamos genial en un ambiente fabuloso de amistad y alegría, sin necesidad de alcohol en un clima con un calor insoportable, aun así la gente aguantaba todo.
La gente de Panamá es muy buena, nos dieron una acogida muy bonita, muchos se desprendieron de lo poco que tenían para darnos lo mejor, es heroico todo lo que hicieron por nosotros, nos regalaron un poco de su cultura, de sus costumbres, su gastronomía. La familia que me acogió en Panamá forma parte de mi historia, estoy muy agradecidos con ellos.
La JMJ ha sido una inyección de fe; para muchísimos no sólo una experiencia de fe, sino algo imborrable en nuestras vidas. Esperemos que ese cambio dure y nosotros los jóvenes nos mantengamos en la convicción de vivir con Cristo y seguirle.
De manera particular esta JMJ me ayudo a reforzar mis lazos con Jesús, aquel que sale a nuestro encuentro, aquel que no se cansa de esperar. Ahora es cuando para hacer propio en nuestras vidas el “Hágase en mi según tu palabra”, es momento de abrir nuestro corazón y escuchar con atención lo que Jesús pide de nosotros, es el momento de ser valientes y luchar por nuestros buenos ideales, y de gritar a viva voz “Viva Cristo Rey”.
Te invito a tener encuentros con Jesús, convérsale, búscalo, no solo cuando tengas dificultades, búscalo siempre, cuéntale tu día a día.
La próxima JMJ será en Lisboa en el 2022, estoy seguro que te animarás a ir, Cristo te espera…
No te olvides de orar por todos los jóvenes del mundo.

Daniel Ramos Quirós

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *